Primary Navigation

Té de hoja de frambuesa (Rubus idaeus)

¿Sabías que uno de los remedios naturales más populares entre las mujeres embarazadas es el té de hoja de frambuesa?

Pues sí, algunos estudios han mostrado que hasta un 58% de mujeres embarazadas lo han utilizado en algún momento del embarazo, sobre todo las mujeres que han pasado su fecha estimada de parto, ya que se cree que el uso de este té promueve el inicio de contracciones ayudando a iniciar el trabajo de parto.

¿Pero… es esto realmente cierto? Lo cierto es que toda la evidencia alrededor de este remedio natural es muy contradictoria.

Las hojas de frambuesa forman parte de un remedio natural tradicional que se empezó a utilizar como agente terapéutico en 1597. Antiguamente se utilizaba como remedio para aliviar los síntomas de algunos problemas ginecológicos como la dismenorrea y la menorragia.

Durante los últimos años muchas mujeres y profesionales de la salud han creído que el uso de este remedio ayuda a iniciar el trabajo de parto y por tanto su uso podría evitar una inducción medicalizada. Se cree que alrededor de un 50% de los profesionales de salud recomienda su uso de forma errónea.

Los profesionales que se dedican al mundo de las terapias complementarias después de analizar los últimos estudios señalan que el uso del té de hojas de frambuesa podría ayudar al útero a prepararse para al parto, es decir, se cree que los componentes químicos que tienen las hojas de frambuesa ayudan a tonificar el músculo liso del útero, provocando esto un efecto en el miometrio que ayudaría a que el trabajo de parto comience de forma espontánea y progrese con normalidad. Se recomienda el uso de este té a partir del tercer trimestre para que tenga un efecto óptimo, pero nunca excediendo su uso más allá de la semana 40, ya que el uso inapropiado a estas alturas podría provocar una hiperestimulación uterina o el efecto contrario que podría traer más riesgos que beneficios durante el transcurso del parto. Además, añaden, que no todos los embarazos son iguales y por tanto su uso no es seguro en todas las embarazadas. Existen algunas contraindicaciones y precauciones que se deberían tener en cuenta antes de empezar a usar este remedio. Sin embargo, no hay mucha evidencia a día de hoy que respalde esta creencia y los estudios existentes son muy contradictorios.

¿Deberíamos los profesionales promover el uso de este remedio natural como preparación al parto?

La respuesta a esta pregunta no está clara, ya que como he dicho antes, no hay evidencia suficiente a día de hoy que respalde su uso seguro durante el embarazo, y la poca evidencia que hay es muy contradictoria. Por tanto, deberíamos esperar a que hubiera estudios más sólidos.

Es importante que recordemos que el cuerpo de la mujer está fisiológicamente preparado para el embarazo y para ponerse de parto de forma espontánea. A veces parece que vivamos en una sociedad que nos intenta convencer de que debemos utilizar todo lo que esté a nuestro alcance para poder ayudar a nuestro cuerpo a ponerse de parto, y esto de alguna forma nos provoca estrés. El estrés hace que nuestro cuerpo segregue cortisol, y esta hormona afecta negativamente en el proceso natural del inicio del parto. Deberíamos relajarnos más y confiar en la capacidad de nuestro cuerpo.

En cualquier caso, como todo, habrá mujeres que decidan tomarlo de todos modos, por eso las recomendaciones de uso que existen ahora mismo son:

Su uso debe siempre estar supervisado por un profesional de la salud. Se recomienda empezar a tomarlo a partir de la semana 32. Empezando por una taza de té o una cápsula al día (suelen ser de 300-400 mg) durante los primeros días. Una vez el cuerpo se ha acostumbrado a los efectos se puede ir incrementado progresivamente a dos o tres dosis espaciadas durante el día durante las siguientes semanas hasta la semana 40. Si aparecen muchas contraccions de Braxton Hicks se debería de reducir la dosis y si aún así no desapareciesen se debería de dejar de tomar. Ante cualquier sospecha o amenaza de parto prematuro siempre se recomienda dejar de tomarlo.

Contraindicaciones y precauciones en el uso de las hojas de frambuesa en el embarazo:

  • Evitar su uso al principio del embarazo
  • No utilizarlo como inducción al parto o después de la semana 40
  • Evitar su uso en embarazadas con una previa cesárea o con una cesárea programada en este embarazo
  • Reducir la dosis o dejar de tomarlo si aparecen muchas contracciones de Braxton Hicks
  • Embarazo gemelar
  • Presentación inestable (nalgas, transverso)
  • Placenta previa
  • Sangrado vaginal
  • Epilepsia
  • Hipertensión o preeclampsia, o historia en embarazos pasados
  • Varices, tromboflebitis o historia de trombosis venosa profunda en la familia
  • Amenaza de parto prematuro, o historia de partos prematuros
  • Historia de parto precipitado
  • Uso de anticoagulantes o problemas en la coagulación
  • Algún tipo de condición que requiera medicación, ya que podría alterar la absorción
  • Colon irritable o enfermedad de Chron
  •  Cáncer hormonal: ovario, uterino o cervical
  • Endometriosis, fibroides
  • Anemia (dependiendo del tipo de anemia podría afectar en su absoción)
  • Diabetes, el uso de este remedio está asociado con hipoglucemias y podría necesitarse la modificación en las dosis de insulina

Algunos de los beneficios durante la etapa del postparto son: ayuda al útero a volver a su estado natural, puede ayudar a combatir infecciones, fortalecer tu sistema inmune y a prevenir anemia, ya que contiene vitaminas esenciales y minerales como el hierro.

Si decides seguir adelante y hacer uso de este remedio natural, recuerda tomar precauciones y consultar con tu profesional de referencia antes de hacerlo. Sé responsable y asesórate por un buen profesional. Recuerda que a día de hoy no hay suficiente evidencia que respalde su uso seguro durante el embarazo y que si lo haces debe de ser bajo tu responsabilidad.

Si quieres leer más acerca del tema te dejo links donde podrás encontrar mucha información:

Espero que os haya gustado el post. Nos vemos en el siguiente.

Un abrazo,

Yanira Blanco.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad